Medina Azahara, la desaparecida ciudad brillante

 

Derivado de la castellanización del nombre árabe “la ciudad brillante”, Medina Azahara es una ciudad construida bajo el mandato de Abderramán III a las afueras de Córdoba, en Sierra Morena. La dignidad del califa exige la construcción de una nueva ciudad que, al igual que en otros califatos orientales, mostrase la supremacía de su poder, sobre todo frente a sus enemigos fatimíes del norte de África, de la rama islámica suní.

Situada frente al valle del Guadalquivir y orientada de norte a sur, se sitúa entre dos barrancadas, sobre un espolón de la ladera del Yabal al Arus de Sierra Morena. Allí se desarrolló un programa de construcciones jerarquizadas, de tal modo que el Alcázar dominaba la ciudad y la llanura que se extendía a sus pies. Una red viaria, amén de infraestructuras hidráulicas y de abastecimiento completaban el conjunto.

La ciudad se distribuía en tres terrazas, que aprovechaban el desnivel del terreno: al contrario que los abigarrados y caóticos conjuntos musulmanes, Medina Azahara adopta un trazado rectangular de 1500 m en sentido este-oeste por 750 en sentido norte-sur, tan solo deformado en el lado norte por las necesidades de adaptarse a la difícil topografía del territorio. El palacio, en la parte más alta, preside el escalonamiento de construcciones que se suceden por la ladera de la montaña, en una situación donde son preminentes el caserío urbano y la mezquita aljama.

La primera terraza es donde se encontraba la residencia califal, seguidos de la zona oficial que comprendía la Casa de los Visires, salón Rico y demás dependencias administrativas, amén de los jardines. Por último, estaba la Mezquita Aljama, separada de las dos terrazas anteriores por otra muralla que aislaba este conjunto.

El asentamiento urbano se caracterizaba por tener grandes vacíos urbanos, sobre todo en el frente litoral del Alcázar, lo que, a la vez que lo aislaba, permitía una excelente apertura visual sobre el paisaje circundante, creando una bucólica imagen. Los únicos espacios edificados en el nivel inferior de terrazas son una franja occidental con una trama ortogonal y una oriental con una trama en cierto modo más dispersa.

Comenzada en torno al 936 d.C., a cargo de Maslama ben Abdallah, se finalizó cuarenta años más tarde, luego de invertir cuantiosísimas sumas en su realización. Sin embargo, esta ciudad, la más bella de occidente de la época, quedaría destruida en poco menos de cien años, consecuencia de los saqueos producidos por la guerra civil que puso fin al califato.

2 pensamientos en “Medina Azahara, la desaparecida ciudad brillante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s