Sede del Banco Pastor (A Coruña)

Cuando en el año 1925 los arquitectos Antonio Tenreiro y Peregrín Estellés remataron el encargo de los familiares del primero, Ricardo Pastor y Pedro Barrié, poco imaginaban que casi un siglo después su edificio sería siendo tanto o más relevante que en el momento de su construcción.

Ambos arquitectos, instalados en A Coruña desde el año 1921 (habían obtenido su título universitario en Madrid tan solo un par de años antes), fueron los encargados de darle un nuevo aire a la ciudad de principios del siglo XX, construyendo importantes obras como el Mercado de San Agustín o el Archivo de Reino de Galicia.

Tomando como referente estético la Escuela de Chicago, el edificio del Banco Pastor fue durante años el primer y único rascacielos de Galicia, con once plantas que llegaban a alcanzar los 38 m de altura, en contra de la normativa urbanística de 1892 que solo autorizaba 18 m menos. Con todo, la argumentación de la propia Comisión Municipal de Obras fue que este proyecto supondría “un avance en los caminos del progreso (…) al derruir lo malo y estrecho para construir lo bueno y amplio”.

El edificio se concibe como una columna, dividida en basa almohadillada (3 primeros pisos), fuste (siguientes 6 plantas, con columnas planas dividiendo los ventanales en grupos de dos o de tres) y capitel (últimas dos plantas, con destacables elementos decorativos y mayor vuelo, sostenido por grandes ménsulas). No solo era un hito arquitectónico en la ciudad, sino la muestra del poder de un banco cuya sede fue durante cuatro años el edificio de mayor altura del país.

Construido en un solar próximo a los 1.000 m2, el empleo del hormigón armado para su construcción fue determinante para su altura y su estética, que se complementaba con fachadas de piedra artificial y polvo de tierra, y un cuidado diseño interior tanto de mobiliario como de elementos decorativos, que incluso bebían del Art-Decó.

Emplazado en Los Cantones, una de las arterias principales de la ciudad y eje financiero, se inspira también en los modelos de bancos ingleses y americanos, disponiendo de un chaflán entre esta vía principal y su perpendicular (Santa Catalina).

Se abre hacia el exterior mediante grandes ventanales, y el interior es iluminado de modo natural gracias a un gran patio que da luz a todas las plantas salvo la primera (la cual la recibe gracias a una cúpula octogonal de vidrieras con diseños de Lerchundi, en donde se reproducen los escudos de las principales ciudades gallegas).

Referencias:

AA.VV. El Banco Pastor de La Coruña. 1994, Banco Pastor. X. Antonio Martínez. A Coruña. 1997, Mediterráneo.

Carlos Sambricio R. Echegaray. Antonio Tenreiro. 1893-1972: obra arquitectónica. 2007, Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s